Cásting en busca del casero 10

inquilino 10

El mercado del alquiler, en plena ebullición -sobre todo desde el lado de la oferta-, continúa con su evolución de la mano de la crisis. Si antes era el casero el que elegía al inquilino entre un amplio elenco de aspirantes, ahora es el segundo el que puede elegir al arrendador en un amplio escaparate. Un cásting en busca del casero ideal nada sencillo para el que expertos profesionales y veteranos inquilinos dan las pautas.

Antes de comenzar la búsqueda del casero 10, lo fundamental es definir esta figura. “El arrendador ideal es el que cobra el precio técnico (renta real del piso y no el de mercado, donde confluye oferta y demanda) y dedica este dinero de manera adecuada”, afirma Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro, compañía especializada en la intermediación en arrendamientos.

Desde Alquiler Seguro se especifica que el propietario de la vivienda arrendada debe destinar estos ingresos a costear la comunidad, a pagar las tasas e impuestos, a amortizar el precio de adquisición, a la reposición (mantener la vivienda en perfecto estado de uso) y, la última parte, a su cuenta de beneficios. “Si el arrendador cumple estos cinco pilares, se aproxima al ideal. Y si, además, el inquilino paga puntualmente, no habrá conflictos entre ambos”, señala Carroza, que indica que “esta relación es una transacción económica que está por encima de si ambas partes se caen bien o mal”.

Una última opinión de Carroza que no comparte del todo Alejandra, que ha vivido en cinco pisos alquilados en los últimos siete años. “El casero debe ser una persona cercana y de trato amable, pero sin llegar a invadir tu intimidad como, por ejemplo, queriendo entrar en la vivienda inventándose excusas. A todos nos gusta que se cree un mínimo de vínculo personal, que te pregunten qué tal estás, si estás a gusto en la casa, si necesitas algo, etc., pero respetando las distancias”, opina Alejandra.

Esta experimentada inquilina, que aclara que no todo el mundo que alquila un piso está mentalizado de lo que eso supone, lo que más valora en un arrendador es “que sea resolutivo”. Huye de los que son “fríos, entrometidos y peseteros”. Los cala incluso en la primera toma de contacto: “En la entrevista inicial hay que fijarse si hablan de los inquilinos anteriores, si se refieren a ellos por sus nombres e incluso con algo de nostalgia. Además, si te hacen preguntas personales yo lo interpreto como que a parte de querer ser cercanos no meten a cualquiera en la vivienda”.

En cambio, Alejandra descarta a los potenciales arrendadores que, en el primer contacto, sólo hablan de condiciones económicas, requisitos que hay que cumplir o hacen hincapié en que hay muchas personas interesadas llegando a citar casi al mismo tiempo para la visita a otros potenciales inquilinos. “Un arrendador también tiene que valorar a su inquilino y respetarle desde el inicio”, explica esta extremeña que reside en Madrid y que recomienda que “revisar los contratos para comprobar que no hay cláusulas abusivas y que las responsabilidades del casero sean equilibradas con las del inquilino”.

Menos exigente que Alejandra es David, que se conforma con que el casero, “como mínimo, se encargue de las averías propias del uso habitual de la casa”. Este inquilino “no conoce con exactitud”, al igual que la mayoría, cuáles son las obligaciones del arrendador. De la misma forma que Alejandra, pero sin valorar su cercanía, también ensalza que sepa “guardar las distancias a pesar de que la vivienda sea suya”.

Alejandra, que directamente se niega a entrar en inmuebles que conllevan pagar la tasa de basura, alaba que un casero cumpla con algo más de lo meramente obligatorio como un detalle que le aproxima al arrendador ideal. “Además de resolver los problemas, lo perfecto sería que tuviera iniciativa propia. Que si sabe que el sofá estaba deteriorado cuando entras en el piso, lo cambie sin tener que pedírselo, por ejemplo”, dice esta inquilina.

Esta arrendataria también destaca como gran gesto que los arrendadores no apliquen la subida anual del IPC a los contratos en los casos en los que el inquilino ha demostrado también ser un buen arrendatario. Algo que confirma Carroza. “El principal detalle que hoy tiene el casero es no aplicar la subida del IPC, que no tiene sentido porque todos sabemos que los alquileres se están abaratando”, dice el responsable de Alquiler Seguro, que ensalza a los arrendadores que se ciñen a la legalidad y ceden a hacer pequeñas reformas que pueda necesitar el inmueble.

Ainara, que arrastra varias malas experiencias con varios caseros, aconseja “no tenerlo cerca y que incordie lo menos posible, que alquile el piso y punto, pero que esté pendiente y receptivo para atender los posibles contratiempos (averías) que surjan en la vivienda”. Esta arrendataria apunta que, actualmente, hay muchos que piden un depósito además de fianza, “algo que hay que negociar”, pero, sobre todo, valora “que no pidan aval”.

Después de marcar los parámetros que podrían definir al casero ideal, los inquilinos y Alquiler Seguro coinciden al tipificar el perfil: hombre y joven. “Las mujeres solemos más estrictas y las personas mayores, por regla general, entienden menos las necesidades de los jóvenes, que solemos ser los principales arrendatarios”, explica Alejandra. “Las nuevas generaciones, que son las que mejor entienden esta relación, que no debe ir más allá de un pago y de una recepción de un servicio”, apuntan desde Alquiler Seguro.

Para encontrar este arrendador perfecto, la compañía especializada también aconseja “acudir a empresas intermediarias profesionales ya que, aunque son más rígidas a la hora de negociar, también responden mejor ante cualquier problema“. Y, sobre todo, Carroza recomienda, por todos los medios, “huir de tejemaneje y del compadreo de hacer el pago en B”. “Si alguien está dispuesto a eludir sus obligaciones fiscales, también estará dispuesto a cumplir con sus obligaciones como arrendador”, avisa el consejero delegado de Alquiler Seguro.

Desde esta empresa se especifica que entre los principales deberes del casero está el de “entregar la vivienda en perfecto estado de habitabilidad y la conservación de ella”. Advierte de que muchos quieren alquilar parte del bien (pretender reservarse una habitación o el trastero) y esto está prohibido -“lo que se entrega es la posesión total del elemento”-, al igual que es ilegal reservarse la posibilidad de entrar en el inmueble.

 

Artículo original aparecido el 10/08/2012 en El Mundo

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
como alquilar una casa
Consejos básicos para saber cómo alquilar una casa
anunciar un piso de alquiler
5 consejos infalibles para anunciar un piso
que hay que hacer para alquilar un piso
¿Qué hay que hacer para alquilar un piso?
Como poner un piso en alquiler
¿Cómo poner un piso en alquiler sin moverte de casa?
melk
6 motivos por los que vivir en una pequeña ciudad te hará más feliz
valencia
La ruta del alquiler en Valencia